NUMERO DE VISITANTE


View My Stats

Psiquiatría Ortomolecular / Definicion:

Escuela del pensamiento teórica, que propone que las enfermedades psiquiátricas son debidas a anormalidades bioquímicas que resultan en un aumento de la necesidad de substancias específicas, tales como las vitaminas. El tratamiento consiste en la administración de grandes cantidades de vitaminas, oligoelementos y otras substancias.
Gracias por consultar nuestro
Glosario de Psiquiatría en Lubrano.com

EL ABORDAJE EN PSIQUIATRIA ORTOMOLECULAR

BUSCAR EN NUESTROS SITIOS

PSIQUIATRIA ORTOMOLECULAR

OTROS SITIOS DE INTERES

Sitios relacionados:
INSTITUTO BIOGÉNESIS
ORTOMOLECULAR NEWS

ORTOMOLECULAR COM
ORTOMOLECULAR ORG

ORTOMOLECULAR INFO
MELATONINA

PSIQUIATRIA ORTOMOLECULAR / DESCRIPCION:

PSIQUIATRIA ORTOMOLECULAR
La Psiquiatría ortomolecular es una corriente médico-psiquiátrica la cual sostiene que las enfermedades psíquicas, y los trastornos de las emociones y del comportamiento, son el producto de un desequilibrio químico en el medio celular cerebral provocado por necesidades nutricionales individuales anormalmente acrecentadas por diversos factores de la civilización industrial moderna, y no satisfechas por medio de una “dieta normal”.

Diversos factores pueden hacer que una persona tenga necesidades de nutrientes muy por encima de lo “normal”, tales como la herencia genética (polimorfismo), raza, sexo, diversas condiciones fisiológicas, la polución medioambiental, la incorporación a la dieta estándar de “alimentos artificiales” elaborados con ingredientes refinados (azucares, harinas, aceites y grasas industrializadas) y con un elevado contenido de aditivos químicos, severamente tóxicos, una excesiva carga de estrés, radiaciones, actividad física excesiva o inadecuada, problemas emocionales e insatisfacción personal, y enfermedades previas.

Si esa necesidad artificialmente incrementada de nutrientes no es satisfecha de manera adecuada y óptima, el cuerpo se enferma, y especialmente el cerebro sufre las peores consecuencias.

La psiquiatría ortomolecular fue utilizada con éxito contundente por primera vez en el tratamiento de la esquizofrenia en 1950 por los colegas y discípulos de Linus Pauling, los doctores Abraham Hoffer, Morton Walker y Humphrey Osmond, quienes administraron a los enfermos además de una dieta compuesta únicamente de alimentos naturales sin refinar, junto con complementos nutritivos con megadosis de vitamina C y vitamina B3 (niacina).

Además del éxito con la esquizofrenia, el método ortomolecular siguiendo las enseñanzas del Dr. Roger J. Williams de la Universidad de Texas, fue comprobado en diversos trastornos como el alcoholismo y la adicción a algunas drogas.

Actualmente, la psiquiatría ortomolecular prescribe además de una dieta saludable, complementos nutritivos, como megadosis (lo que algunos autores denominan optidosis) de vitaminas, minerales, oligoelementos, nutrientes accesorios, fitoquímicos antioxidantes, y algunas otras sustancias naturales.

Redactado y Publicado por: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado Fundador y presidente de la AHANAOA A. C. (Asociación Hispano Americana de Nutriología Alternativa, Ortomolecular y Antienvejecimiento Asociación, Civil). Con sede en Seattle Washington.

http://www.psiquiatria-ortomolecular.com/

miércoles, octubre 19, 2011

Psiquiatría Ortomolecular

Psiquiatría Ortomolecular

Por: Miguel Leopoldo Alvarado, N.D.

Antes de que el método ortomolecular fuera aplicado en otras áreas de las ciencias de la salud como la dietética, la nutrición y la medicina, primero se implementó en la psiquiatría, dando origen a la psiquiatría ortomolecular.

"Para la psiquiatría ortomolecular, el tratamiento básico de las enfermedades mentales reside en subsanar los efectos perjudiciales de una mala nutrición, prescribiendo una alimentación correcta… Su papel fundamental consiste en recomendar una dosificación de nutrientes, apropiada para cada paciente" (Hoffer, 1998)

Linus Pauling (1968) definió la psiquiatría ortomolecular como "el tratamiento de enfermedades mentales mediante la creación de un entorno molecular óptimo para la mente, especialmente de la concentración óptima de las sustancias que normalmente se encuentran presentes en el organismo humano".


Psiquiatría ortomolecular

Por: Miguel Leopoldo Alvarado, N.D. 

INTRODUCCIÓN

Antes de que el método ortomolecular fuera aplicado en otras áreas de las ciencias de la salud como la dietética, la nutrición y la medicina, primero se implementó  en la psiquiatría, dando origen a la psiquiatría ortomolecular.  

Pauling y colaboradores fundaron la Academia de Medicina Ortomolecular con la finalidad de "incrementar el conocimiento científico en el ámbito de la psiquiatría y servir de punto de encuentro para los profesionales interesados en expandir sus conocimientos en este terreno"…. Lo que se pretende, es "la aplicación clínica de la psiquiatría ortomolecular para aliviar los trastornos mentales, y estudiar la manera de lograr que todos los ciudadanos, incluyendo aquellos que no padecen enfermedades mentales, alcancen un optimo funcionamiento psíquico". 

En efecto, en el transcurso de sus investigaciones de bioquímica humana, un gran número de investigadores ha ido encontrando pruebas contundentes de que los trastornos mentales y otras enfermedades de tipo degenerativo, se encuentran directamente relacionadas entre sí, a procesos metabólicos similares que dependen de la nutrición. Sus investigaciones abrieron la puerta a una serie de descubrimientos que pueden ayudar a aliviar con mucho, el sufrimiento humano, y desembocar en una mejoría generalizada de la salud del género humano.  

En el boletín  The Journal of Orthomolecular Medicine, así como en la Fundación contra la Esquizofrenia de Canadá, diversos autores e investigadores consideran que estamos inmersos en "una revolución biológica, que la medicina ortomolecular puede acelerar"… Numerosos doctores han estado tratando de forma habitual la esquizofrenia, las dificultades del aprendizaje, la adicción a las drogas, la pelagra, el alcoholismo y la pérdida de la memoria, con una combinación de complementos nutritivos prescritos en dosis superiores a las RDA, y una dieta cuidadosamente controlada. El objetivo: proporcionar a cada personal un abastecimiento óptimo de nutrientes y de otras biomoléculas, con el propósito de maximizar el potencial humano individual, y el comportamiento social. 

DESCRIPCIÓN

"Para la psiquiatría ortomolecular, el tratamiento básico de las enfermedades mentales reside en subsanar los efectos perjudiciales de una mala nutrición, prescribiendo una alimentación correcta… Su papel fundamental consiste en recomendar una dosificación de nutrientes, apropiada para cada paciente" (Hoffer, 1998) 

Linus Pauling (1968) definió la psiquiatría ortomolecular como "el tratamiento de enfermedades mentales mediante la creación de un entorno molecular óptimo para la mente, especialmente de la concentración óptima de las sustancias que normalmente se encuentran presentes en el organismo humano".  

Bajo esta perspectiva, la psiquiatría ortomolecular consiste en la prevención y tratamiento de la enfermedad mental, mediante la construcción de un microentorno óptimo, a escala molecular, para las células del cerebro humano. Lograr que la mente humana funcione lo mejor posible, es factible cuando se consigue implementar las concentraciones apropiadas de nutrientes y de otras biomoléculas afines a la naturaleza del cuerpo humano, y que son necesarias para el funcionamiento, mantenimiento y la reparación de las neuronas cerebrales.  

FACTORES CAUSANTES DE LAS ENFERMEDADES PSÍQUICAS

La psiquiatría ortomolecular sostiene que tanto las enfermedades psíquicas, como los trastornos emocionales y de comportamiento, son producto principalmente de un desequilibrio químico en el microambiente de las neuronas cerebrales, generado por un abastecimiento desequilibrado de nutrientes, por la presencia de sustancias químicas artificiales ajenas a la naturaleza, provenientes tanto de la polución ambiental, como de los alimentos industrializados y/o contaminados, así como por necesidades nutricionales individuales insatisfechas. 

Algunas enfermedades como la esquizofrenia, pueden surgir en ciertos polimorfismos humanos, caracterizados por necesidades anormalmente elevadas e insatisfechas, de algunos nutrientes específicos como la niacina (vitamina B 3). Además del factor congénito hereditario, diversos factores ambientales, de estilo de vida, y psicosociales, pueden influir e incrementar aún más la necesidad de algunos nutrientes, agravando las enfermedades mentales.  

Diversos factores que forman parte del estilo de vida como el estrés, una mala alimentación, compuesta por alimentos elaborados con ingredientes refinados, y aditivos químicos (caracterizada por su exceso de sustratos energéticos, y pobreza en aminoácidos, micronutrientes y nutrientes accesorios), degradan el microambiente celular (terreno biológico), ocasionando un deterioro de las neuronas y por lo tanto, del funcionamiento cerebral, afectando la percepción, la personalidad, las emociones, las operaciones mentales y el comportamiento.  

FACTORES HEREDITARIOS: HERENCIA GENÉTICA

La herencia y la variabilidad genética congénita, pueden producir ciertos polimorfismos humanos caracterizados por necesidades de nutrientes superiores a las "normales", por lo que ciertas personas suelen requerir nutrientes extras en forma de complementos nutritivos para lograr un funcionamiento cerebral óptimo y prevenir enfermedades mentales y trastornos del comportamiento.  

FACTORES DESENCADENANTES

Algunos alimentos industrializados como los carbohidratos refinados generan glucocilación no enzimática de las proteínas del endotelio vascular y de las neuronas nerviosas y cerebrales, pudiendo producir una generación en cadena de radicales libres, lesionándolas, además de ocasionar bruscos altibajos de glucosa en la sangre que afectan fuertemente las emociones y el comportamiento humano.  

Algunos químicos tóxicos presentes en los alimentos industrializados como conservadores, potenciadores de sabor, colorantes y saborizantes además de otros, pueden afectar severamente la química cerebral.  

Los aceites y las grasas industrializadas, así como insuficiencias previas de ácidos grasos esenciales, y de antioxidantes, pueden afectar severamente la estructura, estabilidad, permeabilidad y potencial eléctrico de las membranas de las neuronas y afectar con ello la psique humana.  

Sabido es que una excesiva carga de estrés, las radiaciones, la insuficiente o excesiva actividad física, los problemas emocionales y psicosociales, la insatisfacción personal, y las enfermedades previas, pueden producir o agravar condiciones anormales de las emociones y del comportamiento.  

Si las necesidades de nutrientes superiores a las normales (trátese de condiciones congeniticas y por lo tanto de polimorfismos especiales, o de necesidades artificialmente incrementadas por factores ambientales), no son satisfechas de manera adecuada y óptima, finalmente, el cuerpo se enfermará, y en forma especial el cerebro sufrirá las peores consecuencias. 

CREADORES DE LA PSIQUIATRÍA ORTOMOLECULAR

La psiquiatría ortomolecular fue propuesta y utilizada con éxito por primera para el tratamiento de la esquizofrenia. En 1950 los colegas y discípulos de Linus Pauling, doctores Abraham Hoffer, Morton Walker y Humphrey Osmond, administraron a enfermos mentales, una dieta compuesta exclusivamente de alimentos naturales sin refinar, junto a un tratamiento de complementos nutritivos individualmente diseñado, con vitaminas C y B 3 (niacina), en dosis superiores a las asignaciones dietéticas recomendadas (RDA), diseñadas por el Consejo sobre Alimentos y Nutrición, la Academia Nacional de Ciencias, y el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos.

Previamente, Roger J. Williams, había obtenido éxitos notables en el tratamiento de las adicciones, en especial del alcoholismo, suprimiendo los alimentos refinados, junto a la prescripción de vitaminas B 1 (Tiamina) y B 5 (Ácido Pantoténico), en dosificaciones individualizadas, también superiores a las RDA.

En consonancia con las enseñanzas y recomendaciones del Roger J. Williams de la Universidad de Texas, además del éxito en la esquizofrenia, el método ortomolecular, ha sido comprobado en otras enfermedades crónicodegenerativas.  

Actualmente, la psiquiatría ortomolecular prescribe además de dietas saludables individualizadas, complementos nutritivos en optidosis (lo que algunos autores denominan megadosis) de vitaminas, minerales, oligoelementos, nutrientes accesorios, fitoquímicos, antioxidantes, y algunas otras sustancias naturales. 

Sugerencia de lectura complementaria en español:

Psiquiatría ortomolecular: bases teóricas y propuestas de intervención.

http://www.psiquiatria.com/articulos/tratamientos/9590/

FUENTE ORIGINAL

(Orthomolecular psychiatry: theory basics and intervention strategies.)

FUENTE: INTERPSIQUIS. 2003; (2003)

David Puchol Esparza.

Licenciado en Psicología 
Diplomado en Nutrición y Dietética 
E-mail:
dpuchol@yahoo.es  

Se puede encontrar más artículos en:

http://www.psiquiatria-ortomolecular.com 

PALABRAS CLAVE: Psiquiatría Ortomolecular, Bases Teóricas, Propuestas Intervención. 
KEYWORDS: Orthomolecular Psychiatry, Theory Basics, Intervention Strategies.
 

Bibliografía electrónica digital

  1. Etiology and Biological Treatment of Alcohol Addiction 
    John P. Cleary, M.D. 
    Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 2, Number 3, 1987
  2. Megavitamin Therapy in the Reduction of Anxiety and Depression Among Alcoholics 
    William H. Replogle, Ph.D. and F. J. Eicke, Ed.D. 
    Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 2, Number 3, 1987
  3. A Five-Year Field Trial of Massive Nicotinic Acid Therapy of Alcoholics in Michigan 
    Russel F. Smith, M.D. 
    Journal of Orthomolecular Psychiatry Vol. 3, Number 4, 1974
  4. Status Report Concerning the Use Of Megadose Nicotinic Acid in Alcoholics 
    Russell F. Smith, M.D. 
    Journal of Orthomolecular Psychiatry Vol. 7, Number 1, 1978
  5. Alzheimer's Dementia: Some possible mechanisms related to vitamins, trace elements and minerals, suggesting a possible treatment 
    John R. Evans 
    Journal of Orthomolecular Medicine Vol 1, Number 4, 1986
  6. Alzheimer's Disease/Alcohol Dementia: Association with Zinc Deficiency and Cerebral Vitamin B12 Deficiency 
    C.J.M. van Tiggelen, M.D. 
    Journal of Orthomolecular Psychiatry Vol 13, Number 4, 1984
  7. Nutritional Aspects of Senile Dementia of the Alzheimer Type (SDAT) 
    C. J. M. van Tiggelen, M.D. 
    Journal of Orthomolecular Medicine Vol 4, Number 4, 1989
  8. Chronic Schizophrenia Patients Treated Ten Years or More 
    Abram Hoffer, MD, PhD 
    Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 9 Number 1, 1994
  9. Inside Schizophrenia: Before and After Treatment 
    Ms. J.M. ; A. Hoffer, M.D., Ph.D 
    Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 11 Number 1, 1996
  10. Zinc and Manganese in the Schizophrenias 
    Carl C. Pfeiffer, Ph.D., M.D. and Scott LaMola, B.S. 
    Journal of Orthomolecular Psychiatry Vol. 12 Number 3 1983
  11. Successful Prevention of Tardive Dyskinesia 
    David R. Hawkins, M.D. 
    Journal of Orthomolecular Medicine Vol. 4 Number 1 1989
  12. The Prevention Of Tardive Dyskinesia with High Dosage Vitamins: A Study of 58,000 Patients 
    David R, Hawkins, M.D. 
    Journal of Orthomolecular Medicine Vol.1 Number 1 1986
  13. Schizophrenia: A Proposed Cause and Cure 
    David Barnes 
    (reprinted courtesy of Townsend Letter for Doctors and Patients)
  14. http://www.lightparty.com/Health/ORTHO.html

Bibliografía

  1. Hoffer, A., y Walker, M., La Nutrición Ortomolecular (Barcelona España: Ediciones Obelisco, 1998). ISBN: 84-7720-628-7. Título original en inglés: Orthomolecular Nutrition. New Lifestyle for Super Good Health.
  2. Beautiful Minds: Living With Schizophrenia. Quarry Press 2002
  3. Clinical and Other Uses of The Hoffer-Osmond Diagnostic Test. Robert E Krieger Pub Co 1975
  4. Common Questions on Schizophrenia and the Answers. Keats Publishing 1987
  5. Dr Hoffer's ABC of Natural Nutrition for Children. Kingston, ON: Quarry Press 1999
  6. Dr. Hoffer's ABC of Natural Nutrition for Children: With Learning Disabilities, Behavioral Disorders, and Mental State Dysfunctions. Quarry Press 1999
  7. Finding Care for Depression, Mental Episodes & Brain Disorders. CA SEAR Publications, North York 2002
  8. Get Well Stay Well. Quarry Press 2003
  9. Healing Cancer: Complementary Vitamin & Drug Treatments. Scb Distributors 2004
  10. Healing Children's Attention & Behavior Disorders: Complementary Nutritional & Psychological Treatments. Scb Distributors 2004
  11. Healing Depression: A Guide to Making Intelligent Choices about Treating Depression (Publisher information not available) 1997
  12. Healing Schizophrenia: Complementary Vitamin & Drug Treatments (New edition). Scb Distributors 2004
  13. Hoffer's Laws of Natural Nutrition: A Guide to Eating Well for Pure Health. Quarry Press 1996
  14. How to Live With Schizophrenia. Carol Publishing Group, Secaucus, NJ; Citadel Press; Revised edition 1992
  15. Masks of Madness: Orthomolecular Treatment of Mental Illness. Quarry Press 2001
  16. New Hope for Alcoholics. McGraw-Hill Companies 1999
  17. Niacin Therapy in Psychiatry. Charles C Thomas Publishers, Bannerstone House 1962
  18. Nutrients to age without senility. Keats Publisher 1980
  19. Nutrition for the General Practitioner. Keats Pub 1988
  20. Orthomolecular Medicine for Physicians. Keats Publishing 1989
  21. Orthomolecular Nutrition: New Lifestyle for Super Good Health. Keats Publishing 1978
  22. Orthomolecular Treatment for Schizophrenia. McGraw-Hill Companies 1999
  23. Putting It All Together: The New Orthomolecular Nutrition. McGraw-Hill Companies 1998
  24. Smart Nutrients: A Guide to Nutrients That Can Prevent and Reverse Senility. Avery Publishing Group 2000
  25. Smart Nutrients: Prevent and Treat Alzheimer's, Enhance Brain Function. Vital Health Pub, 2nd Rev edition 2002
  26. The Chemical Basis of Clinical Psychiatry. Springfield, IL 1960, 2003
  27. The Hallucinogens. Academic Press 1967
  28. Vitamin B3 & Schizophrenia: Discovery, Recovery, Controversy. Quarry Press 1999
  29. Vitamin B3 (Niacin). McFarland & Company 1982
  30. Vitamin B3 (Niacin). Keats Pub Inc 1986
  31. Vitamin B3 (Niacin) Update: A Good Health Guide. Keats Publishing Co 1996
  32. Vitamin C & Cancer: Discovery, Recovery, Controversy. Scb Distributors 2001
 

Referencias bibliográficas

  1. Abbey, L. (1982). Agoraphobia. Journal Orthomolecular Psychiatry 11:243-259.
  2. Atkins, R. (1999).Los Vitanutrientes. La solución natural del doctor Atkins. Barcelona. Editorial Grijalbo.
  3. Bernstein A. (1990).Vitamin B6 in clinical neurology. Annals of the New York Academy of Sciences, 585:250-60.
  4. Bratman, S.; Kroll, D. y De Palma, A.(2000)The Natural Pharmacist: Natural Health Bible, Revised and Expanded 2nd Edition. Prima Health.
  5. Byerley, W.; Judd L.; Reimherr, F. y cols. (1987).5-hydroxytryptophan: a review of its antidepressant efficacy and adverse effects. J Clin Psychopharmacol. 7:127–137.
  6. Cass, H. (1998).St. John's Wort: Nature's Blues Buster. N.Y. Avery.
  7. Cass, H. (1998).Kava: Nature's Answer to Stress, Anxiety, and Insomnia. Prima.
  8. Coronas, R. (1991).Manual práctico de Dietética y Nutrición. Barcelona: Editorial JIMS
  9. Fine, E. y Soria, E. (1991). Myths about vitamin B12 deficiency. Southern Medical Journal. Dec, 84(12):1475-81.
  10. Garrow, J. y James, W. (1997).Human Nutrition and Dietetics. New York: Editorial Longman Group UK Limited.
  11. Gómez Recio R. (1992).Dietética práctica. Madrid: Ediciones Rialp.
  12. Gray, G. y Gray, L. (1989). Nutritional aspects of psychiatric disorders. J Am Diet Assoc. Chicago, IL: The Association. Oct .v.89 (10):1492-8.
  13. Haas, E. (1992).Staying Healthy with Nutrition. The Complete Guide to Diet and Nutritional Medicine. Celestial Arts.
  14. Hermesh, H.; Weizman, A.; Shahar, A. y Munitz, H.(1988).Vitamin B12 and folic acid serum levels in obsessive compulsive disorder. Acta Psychiatrica Scandinavica. Jul, 78(1):8-10.
  15. Hibbeln, J. y Salem, N.(1995).Essential Fatty Acids. American Journal of Clinical Nutrition 62; 1-9.
  16. Hibbeln, J. (1998).Essential Fatty Acid Status and Markers of Serotonergic Neurotransmission in Alcoholism and Suicide. Abstract, N.I.H. Conference on Polyunsaturated Acids and the Brain, September. National Institutes of Health.
  17. Hoffer, A. y Walker, M. (1978).Orthomolecular Nutrition Keats Pub. Inc... New Canaan.
  18. Hoffer, A. (1989).Orthomolecular Medicine for Physicians. Keats Publishing, New Canaan, Connecticut.
  19. Huemer, R. (1986): The Roots of Molecular Medicine: A Tribute to Linus Pauling. W. H. Freeman and Company. New York.
  20. Kirov, G. y Tsachev, K. (1990).Magnesium, schizophrenia and manic-depressive disease. Neuropsychobiology. 23(2):79-81.
  21. Krimmel, P. & Krimmel, E. (1992).The Low Blood Sugar Handbook, Franklin Publishers 
    Light, M. (1983).Hypoglycemia, one of man's most widespread misdiagnosed diseases. Keats Publishing. New Canaan. Connecticut.
  22. Linder, M. (1992).Nutrición. Aspectos Bioquímicos, Metabólicos y Clínicos. Pamplona. Ediciones Universidad de Navarra.
  23. Mahan, L. y Escott-Stump, S. (1998).Nutrición y Dietoterapia. México: Ed. McGraw-Hill·Interamericana.
  24. Mahan, L. y Arlin, M. (2000).Nutrición y Dietoterapia. México. Nueva Ed. Interamericana.
  25. Martinez, J. (1998).Fundamentos Teórico-Prácticos de Nutrición y Dietética. Madrid McGraw-Hill.
  26. Morrison, G. y Hark, L. (1995).Medical Nutrition and Disease. Cambridge, Blackwell Science.
  27. Murray, M. (1996).Natural alternative to Prozac. William Morrow & Company
  28. Naguib, M. y Samarkandi, A. (1999).Premedication with melatonin: a double-blind, placebo-controlled comparison with midazolam. Br J Anaesth. 82:875–880.
  29. National Research Council. (1989). Diet and health: implications for reducing chronic disease. Washington: National Academy Press
  30. Nelson, J.; Moxness, K.; Jensen, M. y Gstineau, C. (1996).Dietética y Nutrición. Manual de la Clínica Mayo. 7ª Edición. Harcourt Brace de España.
  31. Ostrander, S. y Schroeder, L. (1992).Supermemoria. barcelona: Editorial Grijalbo 
    Pauling, L.(1968).Orthomolecular psychiatry. Science 160: 265-271.
  32. Ross, J.(1999).The Diet Cure: The 8-Step Program to Rebalance Your Body Chemistry and End Food Cravings, Weight Problems, and Mood-Swings.Viking.
  33. Rodriguez, J. & Sanchez, A. (1994).Salud y larga vida por la alimentación. Ed. Terapión. 
    Sahelian, R. (2000).Mind Boosters. Martin's Griffin.
  34. Segala, M.(2000).Disease Prevention and Treatment, third edition..Life Extension Foundation. p. 536.
  35. Serra, L.; Aranceta, J. y Mataix, J. (1995).Nutrición y Salud Pública. Métodos, bases científicas y aplicaciones. Barcelona: Masson.
  36. Service, J. (1983).Hypoglycemic disorders. Pathogenesis, diagnosis and treatment. Boston GK Hall.
  37. Service, F. (1995).Hypoglycemic disorders. New England Journal of Medicine, April 27.
  38. Stoll,A.; Sachs, G.; Cohen, B. y cols.(1996).Choline in the treatment of rapid-cycling bipolar disorder: clinical and neurochemical findings in lithium-treated patients. Biol Psychiatry. 40:382–388.
  39. Stoll, A.; Severus, W.; Freeman, M. y cols. (1999).Omega 3 fatty acids in bipolar disorder: a preliminary double-blind, placebo-controlled trial. Arch Gen Psychiatry. 56:407–412.
  40. Winick, W. (1993).Nutrition education in medical schools. American Journal of Clinical Nutrition, 58, 825-827.
  41. Young, E. (1983).Development of core competencies in clinical nutrition. American Journal of Clinical Nutrition, 38, 800-810.
--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

jueves, marzo 03, 2011

Más vitaminas y menos prozac (Integral)

Vitaminas, minerales y otras sustancias presentes en los alimentos se han mostrado eficaces, a grandes dosis, para prevenir y mejorar las enfermedades emocionales y psíquicas. Texto: Juan Carlos Mirre

La importancia de los suplementos alimenticios en relación a los desequilibrios mentales lleva investigándose desde hace más de 50 años y, en la actualidad, pocos dudan de su eficacia, a excepción de la medicina psiquiátrica oficial y los psicoanalistas más ortodoxos. Al mismo tiempo, cada vez despierta más dudas la efectividad de los fármacos psicoactivos: un reciente artículo publicado en el Journal of the American Medical Association señala, por ejemplo, que estos no son mejores que placebos cuando se aplican a personas con depresión debil a moderada.

El doctor C. Pfeiffer, uno de los pioneros en el uso del tratamiento nutricional para los problemas mentales, descubrió que cerca del 90% de los pacientes clasificados como esquizofrénicos podrían reintegrarse en la sociedad a través de una terapia basada en la dieta y la nutrición complementaria. Por lo general, la medicina oficial los considera como incurables y los somete a la dependencia de las drogas psiquiátricas de por vida.

Hace unos tres años, Jack Challem publicó el libro La comida, una solución al malhumor, en el que analiza los resultados de las últimas investigaciones que relacionan la dieta con las alteraciones psíquicas, desde los raptos de malhumor hasta el insomnio, la depresión o la esquizofrenia. Mantiene que la falta de neuronutrientes, que al principio se manifiestan como inexplicables ataques de mal humor, irritabilidad, fatiga, insomnio y accesos de ansiedad o de depresión leve, a la larga acaban evolucionando hacia la esquizofrenia, el trastorno bipolar o la depresión crónica si no se realizan a tiempo los necesarios cambios en la dieta y no se recurre a complementos nutricionales.

Un poco de historia

El año 1897, el doctor Christiaan Eijkman, a cargo del Hospital de Sumatra, en la actual Indonesia (entonces una colonia holandesa), observó que las gallinas alimentadas con arroz pulido (descascarillado) mostraban síntomas muy similares al beriberi: debilidad y dolor en las extremidades, edemas, arritmia y confusión mental. Cuando las aves volvían a su dieta habitual de arroz integral, se restablecían rápidamente, recuperando la salud. Investigando más sobre el tema con su ayudante, el Dr. Gerrit Grinjs, llegó a la conclusión de que el beriberi se debía a la carencia de un nutriente esencial que más tarde se denominó con el nombre de la vitamina del beriberi o vitamina B (después, tiamina o B1).

Otra enfermedad causada por carencias vitamínicas es la pelagra. Aunque este es su nombre oficial –debido a las dermatosis deformantes y endémicas que se extendían por el norte de Italia (piel-agria)–, la enfermedad fue descrita por primera vez por Gaspar Casal en 1735 en su libro Historia Natural y Médica del Principado de Asturias y, desde entonces, en España ha sido denominada lepra asturiana. Durante la Primera Guerra Mundial, la enfermedad alcanzó proporciones endémicas en los Estados Unidos y el gobierno decidió una campaña de investigación médica dirigida por el Dr. Joseph Goldberger. Este aprovechó los campos de prisioneros para ensayar distintas dietas, demostrando en poco tiempo que la enfermedad se debía a la carencia de la vitamina que más tarde se denominó B3 o niacina. La pelagra es también conocida como la enfermedad de las 3 D: Dermatitis, Demencia, Deceso.

Como hemos visto, los estados carenciales de la B1 como de la B3 afectan a la salud física, pero también se manifiestan en el sistema nervioso o psíquico. Si bien la carencia absoluta o casi absoluta de estas vitaminas difícilmente puede manifestarse hoy en día con la dieta habitual, sí puede haber muchos casos de déficit crónico de una vitamina, lo que con el tiempo puede afectar al sistema nervioso y más si esa insuficiencia coincide con otras carencias nutricionales, o con desequilibrios bioquímicos producidos por una alimentación incorrecta o como consecuencia de una medicación, de un ambiente tóxico o de alguna adicción (especialmente el alcoholismo).

Varios estudios han demostrado que un déficit subclínico de B1 puede originar depresión, inestabilidad emocional y agitación. Ensayos realizados con B3 han dado resultados comparables a la acción de las benzodiacepinas: relajantes, sedantes y tranquilizantes. Su empleo en altas dosis se ha revelado efectivo frente a la esquizofrenia.

La importancia de las vitaminas

A mediados del siglo pasado, varios científicos de la talla de Linus Pauling, C. Pfeiffer, A. Hoffer o H. Osmond construyeron las bases teóricas y experimentales de la medicina ortomolecular y, en particular, de la psiquiatría ortomolecular, que en esencia puede definirse como el tratamiento de las enfermedades mentales mediante complementos nutricionales y, en especial, con vitaminas.

A medida que se fue avanzando en conocimientos sobre la bioquímica del ser humano y de los animales, se han ido encontrando nuevas moléculas orgánicas que están implicadas en el equilibrio del sistema nervioso y en el funcionamiento del cerebro. Hoy sabemos que el cuerpo sintetiza numerosas proteínas que actúan tanto a nivel de neurotransmisores como de hormonas y que nuestro bienestar emocional es el resultado de un delicado equilibrio entre todas esas sustancias, que unas veces actúan de forma sinérgica y en otras antagonizando unas con otras.

La clave de la salud reposa en la capacidad del organismo para procurarse con la alimentación las materias primas necesarias para sintetizar esos neurotransmisores y en hacerlo en las cantidades que el cuerpo requiera en todo momento. Ahora bien, esos procesos de síntesis química se revelan extraordinariamente complicados y hay unas moléculas en ellos que actúan como catalizadoras de ciertas etapas críticas del proceso: las vitaminas. Por ejemplo, la vitamina B6 es fundamental para la síntesis de serotonina, dopamina y GABA (Ácido Gama-Amino-Butírico), y la vitamina C para formar la norepinefrina a partir de la dopamina.

El ácido fólico o vitamina B9 es bien conocido porque se suele administrar a las embarazadas. Una leve carencia en folatos puede dar origen a malformaciones en el tubo neuronal del feto y degenerar en espina bífida. Sin embargo, la administración de esta debería hacerse antes del embarazo ya que un nivel óptimo de la misma puede llegar demasiado tarde en el proceso del desarrollo fetal (clave entre los días 21 y 27 de la concepción).

Pero las deficiencias de B9 no sólo tienen importancia para las embarazadas y su hijo. En coincidencia con otros investigadores, Edward Reynolds señala en Folic acid in Neurology que los niveles bajos de ácido fólico se caracterizan por la aparición de estados depresivos. En ancianos, los bajos niveles de B9 se asocian con demencia senil, Alzheimer y pérdida de memoria reciente.

La B6 o piridoxina, que como ya hemos visto es clave para la síntesis de varios neurotransmisores, aumenta la producción cerebral de serotonina, lo que se traduce en una sensación de relajación y tranquilidad. Junto a ésta, hay que destacar la vitamina B3 (la de la pelagra). Abram Hoffer, el pionero de la psiquiatría ortomolecular, trató a más de mil pacientes esquizofrénicos con grandes dosis de vitamina B3 (1 a 6 gramos/día), logrando resultados comparables a las benzodiacepinas.

Respecto a la B12, se han obtenido espectaculares resultados en casos de demencia senil mediante suplementación con vitamina B12 y en especial si se administra junto con la B9.

En general las vitaminas del grupo B suelen suministrarse en conjunto como un Complejo B que incluye: B1, B2, B3, B5, B6, B8 o biotina, B9 y B12, a las que se agregan tres sustancias que juegan un papel complementario y que antiguamente se consideraban como pertenecientes al grupo B: colina, inositol, y PABA.

La colina –al igual que las vitaminas D y K–, es sintetizada por nuestro organismo, si bien, en los casos de problemas mentales o nerviosos, no lo hace en la proporción que se requiere y debe complementarse mediante nutrientes. Se trata de la molécula precursora de un importante neurotransmisor: la acetilcolina, involucrada en las actividades neuronales, desde el movimiento muscular hasta la memoria, la capacidad cognitiva y el equilibrio emocional. Hay varios estudios que demuestran su efectividad tanto en casos de memoria senil como de trastorno bipolar.

El inositol es otra sustancia incluida en el Complejo B y que también puede ser sintetizada deficientemente por el organismo. Hace unos años, se hizo un estudio que comparaba la efectividad del inositol con la droga fluvoxamina (químicamente similar a Prozac) en 20 pacientes que sufrían ansiedad y ataques de pánico, demostrándose que tiene efectos comparables a ese fármaco.

En otros estudios se demostró la efectividad del inositol frente a la bulimia nerviosa, la ansiedad y la depresión, así como en la mejora cognitiva de un grupo de enfermos de Alzheimer. Cabe señalar que el inositol actúa en la sinapsis, al igual que los psicofármacos antidepresivos y ansiolíticos SSRI (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), por lo que algunos naturópatas lo denominan Prozac natural. El inositol es un componente natural de frutas, vegetales, legumbres, nueces, semillas y carne, por lo que en una dieta normal ingerimos del orden de un gramo de inositol al día, pero para lograr un efecto farmacológico se necesitan entre 10 y 20 gramos/día.

Los resultados de los ensayos clínicos anteriormente reseñados se realizaron analizando vitamina a vitamina, aunque solemos tomar las vitaminas del Grupo B como un complemento completo (Complejo B), por lo que es de esperar que haya una acción sinérgica de mayor efectividad. Por último, debe tenerse en cuenta que una dieta con exceso de azúcar o abuso de alcohol tiende a consumir las reservas de vitaminas del grupo B del organismo.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

martes, octubre 27, 2009

Nutrición en Esquizofrenia

Nutrición en Esquizofrenia

Irene Villegas Martínez, José Antonio Villegas García, Javier López Román, Ana Belén Martínez Gonzálvez, Antonio Luque Rovira.

Nutrición en Esquizofrenia (3.55 MB)

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Videos de psiquiatria ortomolecular

Loading...